Cinco razones para vivir en propiedad horizontal

Horacio Torres Berdugo
Tomado del libro “Lo bueno de vivir en Propiedad Horizontal”

Nuestro universo es un sistema en expansión y por ende esa expansión significa un cambio constante que se refleja en nuestro sistema solar y en nuestra gran casa “La tierra”. La vida es cada vez más agitada y los recursos cada vez son menores y limitados. Ya cada vez menos seres humanos vivimos en casas unifamiliares y la gran mayoría está alojada en grandes multifamiliares.
multifamiliares, estos se van dotando de una serie de amenidades que nos permiten mejorar la calidad de vida.

Mucho antes que mis padres fallecieran, mis hermanos y yo le decíamos a nuestro padre: Pá, ¿por qué no nos mudamos a un apartamento? Y él nos respondía, ustedes están locos…. Los espacios son reducidos.

Y es cierto que los hijos crecen y los viejos al final se quedan solos en una inmensa casa. Surge entonces la necesidad de llevar a los viejos a una vivienda más pequeña o en su defecto a un hogar geriátrico. El tiempo ya no alcanza para realizar todas las actividades y no se tiene tiempo para ir a casa a almorzar, las distancias son cada vez mayores. Es allí donde empezamos a ver lo bueno que es vivir en multifamiliares:

*Por simplicidad
*por seguridad
*por comodidad
* por costos *por tranquilidad Todo esto es cierto y vamos a analizar una por una cada razón; pero hay algo que puede dañar todo esto y es el desconocimiento de las normas y reglas que rigen la vida en propiedad horizontal.

Yo invito a toda persona que desee y proyecte vivir su vida en propiedad horizontal, a leer los dos primeros artículos de la Ley 675 de 2001, allí está toda la esencia.

Para los que viven en propiedad horizontal y para los que desean hacerlo, demos un recorrido a lo bueno de vivir en propiedad horizontal.

*Por simplicidad. A l p asar d e casa a un apartamento debo tener presente que los espacios serán más reducidos; por ello vivir en apartamento implica un cambio en el mobiliario o en la adquisición de estos: - Muebles y enseres más pequeños y funcionales- Menor cantidad de artefactos. Aplicar la técnica minimalista “Lo menos es más”. Todo esto se refleja en comodidad, sencillez y menor gasto de mantenimiento. Ya no se tiene que limpiar patios, terraza y jardines.

*Por seguridad. La seguridad es una de las variables importantes, pero no sirve de nada sino cumplimos con una de las premisas para vivir en propiedad horizontal, ya antes mencionada, “Mi vecino es el familiar más cercano”, recordar que un alto porcentaje de los robos en propiedad horizontal son internos.

Los multifamiliares están dotados de sistemas de seguridad y vigilancia que nos brinda más seguridad, tales como botones de pánico, sistema de reacción inmediata, cctv, cerramientos, entre otros. La disciplina es fundamental para que estos sistemas funcionen, esto unido con el conocimiento de los vecinos y los sistemas de seguridad y vigilancia, es una de las razones que justifican lo bueno de vivir en PH.

*Por comodidad. El tener dentro del multifamiliar parque, piscinas, canchas deportivas, salones comunales, entre otros. Me permite disfrutar de la comodidad de no tener que desplazarme a grandes distancias para disfrutar de estas amenidades. El éxito del disfrute de estos beneficios depende del cumplimiento de las normas internas de uso de los bienes comunes.
Disfrutar de estas amenidades a plenitud solo es posible cuando aplico la tercera premisa para vivir en PH “Lo mío es mío pero lo común es de todos”. El respeto por lo común mediante el cumplimiento de las normas para su uso, ofrece la satisfacción del disfrute de las amenidades que conforman el multifamiliar.

*Por tranquilidad. Al invertir en propiedad horizontal, invierto en la tranquilidad y esta solo es sostenible con el cumplimiento de la primera premisa para vivir en PH “Mi piso es el techo de mi vecino”.
El concepto propiedad horizontal, proviene de la propiedad por pisos. Una construcción vertical es construida por pisos, donde existe más de un propietario, donde mi piso es el techo de mi vecino, por esto debo ser prudente en el uso de mi propiedad privada, ya que esta hace parte del todo de la copropiedad.
Disfrutar de los espacios comunes, como por ejemplo las zonas verdes, en donde una banca me permite sentarme y leer un buen libro o consultar en mi pc, eso es tranquilidad.
Los beneficios de vivir en propiedad horizontal solo pueden ser posible si al hacer parte de este nuevo hábitat, puedo asimilar y comprender que hago parte de una gran familia.
El ser humano es por naturaleza un ser sociable. Nuestra venida al mundo tiene un par de propósitos: El aprendizaje y el servicio; por ello nuestro pasar por la vida trae consigo una serie de dificultades, que debemos superar y al hacerlo, aprendemos y en ese aprendizaje el servir a los demás nos hace cada día más valiosos. Pero solo cuando entendemos que al final debemos partir es entonces cuando empezamos a ser más humanos.

La vida en propiedad horizontal está llena de dificultades, las cuales debemos superar en comunidad, recordemos hablando se entiende la gente.

*Por costos. Eso es muy cierto, no es lo mismo pintar una casa por una sola familia, que pintar un edificio donde muchas familias aportan para lograr el objetivo. Cada día más me convenzo que para vivir en propiedad horizontal, debemos eliminar tres cosas de nuestro ser: - Eliminar el dedo acusador - Erradicar la vanidad de nuestro corazón y Vencer el miedo. Cuando eliminamos esto de nuestras vidas, aprendemos a conocer a los demás y trabajar en equipo.

Compartir los gastos es mucho mejor que asumirlos individualmente, de ahí la importancia del pensamiento colectivo. El aporte de todos los copropietarios permite que se atiendan todas las expensas comunes necesarias para sostenimiento y seguridad de la edificación y de sus residentes.

La participación de la copropiedad en las decisiones internas es fundamental; la copropiedad es la única responsable de su éxito o de su fracaso. Una copropiedad unida y participativa en sus decisiones, es una copropiedad que florece y prospera.

El buen estado de los bienes comunes esenciales y no esenciales, solo es posible mediante el aporte de las cuotas de administración; el pago oportuno valoriza los inmuebles y la edificación. El no pago conlleva a desvalorización y hasta la ruina.

En esta parte del proceso la elección de un buen administrador y representante legal, permite a la comunidad tranquilidad y seguridad.

Nota: quienes participen en el “III Congreso Alta Gerencia en PH” de PRHOPIO, recibirán en forma gratuita el PDF del libro “Lo bueno de vivir en Propiedad Horizontal”.

Anterior Artículo Siguiente Artículo