Golpes de estado en la PH

Si se hace una mala aplicación de las normas a la hora de realizar las reuniones de Asamblea por derecho propio o incluso si se hacen con fines destructivos, termina por fraccionar la propiedad horizontal.

Definitivamente en mi ejercicio profesional nunca había visto tantas reuniones por derecho propio, realizadas en las copropiedades, pero lamentablemente muchas de ellas fueron realizadas sin el lleno de los requisitos legales. Unas fueron convocadas fuera de las fechas y horas establecidas en la ley, otras se realizaron a pesar de las citaciones hechas por los órganos de administración y la mayoría se realizaron con la finalidad de hacer valer a la fuerza los derechos de unas minorías o para castigar la inobservancia de aquellos administradores, que no hacen estas reuniones como lo establece la ley.

Es muy pertinente este tipo de reuniones que trae la norma a manera de castigo, pero pierde su razón de ser cuando se usa con el ánimo de dar un golpe de estado en la propiedad horizontal para que las minorías se impongan. Cuando se realizan este tipo de reuniones en forma impositiva y retaliatoria, se termina fraccionando la convivencia pacífica que debe reinar en este tipo de comunidades y lleva no solo al desorden de la persona jurídica de la copropiedad, sino también a desvalorizar los inmuebles, ya que nadie quiere vivir donde no existe tranquilidad.

El manejo prudente de esta herramienta sirve para organizar una comunidad, pero si se da una mala aplicación de las normas a la hora de realizar estas reuniones, por derecho propio o incluso si se hacen con fines destructivos, termina por fraccionar la propiedad horizontal. No podemos enfrentar en nuestros comportamientos los derechos con las obligaciones, porque, así como tenemos el derecho a celebrar las asambleas para aprobar los estados financieros, los presupuestos y el nombramiento de los consejos de administración, tenemos la obligación de contribuir a que nuestro núcleo social no se fraccione.

Esperamos que aquellas copropiedades que tuvieron este tipo de percances solucionen sus diferencias, ya que es muy difícil gobernar donde el único camino es el odio. Y aprender de esta experiencia, lo conflictivo que pueden ser los descuidos administrativos, como dejar de convocar a la reunión de la Asamblea General a tiempo

Anterior Artículo Siguiente Artículo