Los usos en propiedad horizontal

Las copropiedades no podrán prohibir que propietarios y residentes realicen estas actividades dentro de su unidad privada de uso residencial, siempre y cuando no tenga atención al público, o de lo contrario, vulneraría el derecho al trabajo.

Como consecuencia de la pandemia se han promulgado normas que afectan la definición de los usos en la propiedad horizontal, especialmente para las que están destinadas para uso residencial. Ejemplo de esto es la Ley 2088 de 2021 que regula el trabajo en casa y la Ley 2121 de 2021 que habla del contrato de trabajo realizado de manera remota; además del proyecto ley 301 de 2019 que pretende dejar en libertad de cada copropietario, si no existe prohibición reglamentaria, realizar arrendamientos turísticos en la propiedad horizontal sin ninguna limitante.

A la luz del artículo 515 del Código de Comercio, se establece que hay establecimiento de comercio cuando en el lugar de trabajo exista un conjunto de bienes, organizados por el empresario para realizar los fines de la empresa, por tal razón, en las propiedades horizontales de uso residencial, solo podían ejercerse actividades de profesiones liberales que no tuvieran apertura al público.

Hoy con todo lo legislado en materia laboral y sin existir reglamentación alguna sobre el uso del suelo y las normas urbanísticas, sólo queda el camino de aceptar muchas de las actividades laborales en los conjuntos residenciales, al aplicar la libre iniciativa empresarial como principio fundamental del derecho al trabajo consagrado en la Ley 675/01 y nuestra Constitución. Este análisis jurídico, nos lleva a las siguientes conclusiones: *Que es necesario que el gobierno nacional cuando legisle sobre aspectos laborales que afectan el desarrollo urbanístico de las ciudades, como los usos que se han dado a través de sus licencias, también reglamente sobre esta materia.

Al no hacerlo, crea incertidumbre a la hora de aplicar las normas, pues como ahora sucede, las copropiedades no podrán prohibir que propietarios y residentes realicen estas actividades dentro de su unidad privada de uso residencial, siempre y cuando no tenga atención al público, o de lo contrario, vulneraría el derecho al trabajo.

* Si este panorama se hace real, es necesario que los constructores empiecen a realizar nuevos diseños dentro de las zonas comunes para este nuevo camino laboral que se nos enfrenta.

Anterior Artículo Opinión