La administración de la PH durante el COVID-19

“Es muy cierto que el impacto de la pandemia en la economía es evidente y por ende también lo es en la administración de la propiedad horizontal. De igual forma, para nadie es un secreto, que las situaciones de riesgo nos obligan a buscar soluciones a los asuntos por resolver y nos conducen a salir del círculo de confort al que nos hemos acostumbrado”, comenta el economista, Horacio Torres Berdugo, Presidente del Gremio Nacional de Administradores de PH-GNAPH.

Hoy en día más del 60% de las personas reside en PH y este porcentaje va en aumento. En el futuro, año 2050, se estima que mucho más del 75% vivirá en zonas urbanas y para ello se necesitarán ciudades inteligentes.

Gracias a este porcentaje, el oficio de administrar propiedad horizontal es uno de los pocos que se ha mantenido activo durante la pandemia y el confinamiento obligatorio, viéndose obligado a reinventarse en aras de no perder su objetivo de trabajar por la calidad de vida de los copropietarios y residentes en PH.

“Con este panorama, hoy estamos evidenciando una verdadera transformación del Administrador de PH hacia la Gerencia de Comunidades en Propiedad Horizontal, que sin duda alguna tendrá un gran apoyo en la tecnología.

Esta transformación fue uno de los temas más importantes del III Congreso Alta Gerencia en Propiedad Horizontal, que este año tuvo que ser online, organizado por PRHOPIO, periódico especializado en PH e inaugurado por la Secretaria del Hábitat de Bogotá, dra. Nadya Rangel.

El evento, realizado entre el 31 de julio y el 1 de agosto, contó con participantes de México, Panamá, Argentina, Bolivia y Colombia y logró la conexión de más de 500 personas; esto mostró que el país está teniendo un gran fortalecimiento de la cultura de vivir en PH”, afirma Luz Dary Nieto, directora del medio y organizadora del congreso.

Una de las novedades de este evento fue la vinculación de la Universidad San José que certificó a los participantes, convirtiendo a PRHOPIO en el primero, no sólo en realizar un evento virtual de este tamaño, sino en otorgar un certificado avalado por una Institución de Educación Superior para este tipo de eventos de Propiedad Horizontal.

Al inicio de la emergencia sanitaria las medidas transitorias emitidas por el Presidente de la República, el pasado 15 de abril, fueron de mucha utilidad y sobre todo de respaldo para propietarios, arrendatarios y administradores de propiedad horizontal, que han logrado superar muchos de los retos, fruto de esta crisis sanitaria.

Dentro de los problemas más frecuentes, están las situaciones de indisciplina que han obligado en ocasiones a recurrir al respaldo de la policía nacional. Las fiestas en los apartamentos, el mal uso de las áreas comunes -pasillos, zonas verdes, piscinas, ascensores- y el descuido con las mascotas, son los hechos más recurrentes.

Sobre los ingresos de las copropiedades, hasta el momento los datos muestran que no se han visto tan comprometidos, aunque existe el temor de seguir viendo los empleos seriamente afectados. Y hablando de la cartera en los conjuntos vip y vis, ésta viene afectada mucho antes de la pandemia, para esto existe una herramienta que puede ayudar mucho a minimizar la problemática y es la establecida en el decreto 847 del 2013 en su capítulo IV artículo 12, afirma Horacio Torres.

Se visiona para la PH una nueva forma de administrar las comunidades bajo las exigencias de la pandemia COVID-19. Esta nueva forma de administrar PH debe, necesariamente ajustarse al acercamiento –proximidad- responsable lo cual significa que: La seguridad sanitaria implica que es necesario implementar de manera disciplinada las prácticas y recomendaciones de bioseguridad que deben constituirse en un seguro de vida.

Además el distanciamiento físico, manteniendo la distancia mínima de un metro, más allá de alejarnos, nos va a permitir acercarnos más, con la certeza de ser una forma responsable hacía la propia integridad, con una protección garantizada hacia los demás.

Así mismo el acercamiento responsable va a permitir experimentar y aplicar formatos posibles para relacionarnos, y de igual forma va a permitir profundizar en los sentimientos individuales y la intimidad. Las personas aprenderemos a convivir más allá de vivir.

“Tengamos la certeza de que el aislamiento va a terminar y la satisfacción por el trabajo bien hecho no habrá pandemia que la detenga”. Concluye Horacio Torres.

Anterior Artículo Siguiente Artículo