COVID-19…Y ahora ¿Qué?

Carlos Ieno Martillero
Corredor Público e Inmobiliario - Córdoba - Argentina

Muchos hablan de guerra y hasta la califican de invisible; quien ni siquiera participó o estuvo relacionado con un conflicto bélico posiblemente peque por desconocimiento. Según la OMS, es una pandemia y hay que tratarla como tal.En todo este tiempo se ha puesto de manifiesto la calidad de la actitud de los seres humanos para con nuestro propio ambiente y qué consecuencias provoca en la naturaleza, verdadera dueña del planeta. Hay mucho para resaltar sobre nuestra convivencia; se mostró solidaridad, unión, pero también aprendizaje; nos capacitamos en cada momento y supimos valorar lo tecnológico y lo virtual. Y ahora ¿Qué? Se pudo comprobar que son muchas las profesiones esenciales para que el mundo siga rodando, pero la nuestra es, además, especial porque administramos mucho más que un cubo de aire. Somos, por sobre todas las cosas - Administradores de Personas- y para serlo debemos:


A mar lo que hacemos y dar lo mejor de nosotros porque todos los días tenemos.

D esafío para enfrentar la vida y los problemas que se nos presentan en ella. Todo esto es un gran

M isterio que nos enseñó a estar atentos y demostrar que somos seres evolutivos, aunque con una

I ntención, lo diferente nos hace idénticos y ante esta pandemia todos somos iguales, por lo que

N acemos cada día con más ganas, fuerzas, talento y habilidades, pero no somos

I nmortales. ¿Cómo olvidar aquel día, cuando el mundo simplemente se detuvo y la

S alud lo era todo? ¿Cómo salir de esto? siendo la voz de la comunidad y no dejar caer la calidad de vida, el

T rabajo de cientos de responsables de la limpieza, seguridad y otros tantos de los servicios básicos que debieran

R eivindicarse, protegiéndolos y cuidándolos para que todos tengamos la misma oportunidad de un nuevo

A manecer, con igualdad de oportunidades, porque al fin de cuentas todos somos hijos de un mismo

D ios, a quien debemos agradecer cada día por la familia, los amigos, la vida misma. Es nuestra

O bligación soltar y dar amor, llevarles un mensaje de aliento para salir adelante y poder de una vez

R enacer y demostrarle al mundo quiénes somos, sin duda más humanos, más solidarios y así poder


D iseñar el modelo de mundo que queremos dejar a las futuras generaciones. Tenemos que aprender y

E rradicar todo lo malo, lo insano, lo innecesario; debemos tener la mirada puesta en un solo


P ropósito, ser formadores de cultura ciudadana; somos gerentes de comunidades y ahora más que nunca

E ntender que nuestra tarea es indispensable y que no tenemos fronteras ni debemos hacer diferencias entre

Ricos y pobres; todos tienen derecho a vivir dignamente y es nuestra responsabilidad no dejarlos

S olos, sino brindarles las herramientas y conocimientos necesarios para su mejor vivencia; debemos ser

O bsecuentes y no bajar los brazos; todo esfuerzo tiene su recompensa y está en nuestra

Naturaleza ser personas de bien, conocer y saber comunicar, usar la coherencia y la empatía para

A nimarse a innovar, a demostrar que podemos cambiar el mundo para bien, a ser felices y así tener

Salud que, en definitiva, es el remedio de los incrédulos.


Mis queridos hermanos, vivimos un momento histórico para la humanidad; nosotros y no otros fuimos elegidos para ser protagonistas de esta película de la vida. Tenemos el poder de cambiar al mundo, sólo lo lograremos juntos. Ya no habrá rivalidades ni fronteras, será un solo amanecer para todos por igual, nuestra vida como administradores de personas no pasará inadvertida, seremos el resultado de nuestras enseñanzas. Por estos días muchos nos preguntamos ¿Cuál será el principio al finalizar el Covid -19? Lo mío será agradecer a Dios por la existencia y por un día más de vida.

Anterior Artículo Asambleas