La gestión gerencial del administrador de PH en época de crisis


Con la llegada a Colombia del COVID-19, la gestión gerencial de los administradores dentro de las copropiedades, dió paso a una oportunidad para reinventarse en su funcionamiento y visión inicial, debiendo reorganizar y modernizar sus métodos, dejando la forma convencional de gestionar la propiedad horizontal, en la búsqueda de un método disruptivo, guiado por objetivos claros y eficientes, mediante planes y programas concretos para asegurar el correcto desarrollo de las operaciones y de las actividades dentro de la misma.

Es aquí, donde los administradores se han visto en la obligación de afrontar lo imprevisto y analizar las situaciones que se encuentran auspiciadas por la falta de reglas claras y de control en temas presupuestales, los cuales permiten mejorar y evaluar una falencia muy común, que se presenta en este sector y es elaborar con afán los presupuestos de gastos de los edificios, basados en los gastos del año anterior, un notorio factor de riesgo frente a la contemplación de parámetros técnicos adecuados, para la elaboración de un plan financiero.

Llevar la administración de una copropiedad o gerenciar este tipo de proyectos, permite en esta crisis reevaluar realmente el proceso administrativo desarrollado y vermás allá de ofrecer servicios como firma muy reconocida o como recomendado cercano a analizar aspectos y procesos internos, que van desde el mantenimiento de un equipo, cómo es su rutina, secuencia, repuestos, hasta generar todo un plan de mantenimiento y gestión de activos que garantice que sus equipos y planta física, se conservarán adecuadamente bajo un trabajo supervisado, más aún, en este momento de teletrabajo o trabajo en casa, con las diferentes modalidades de administración, desde un modelo de supervisión, tiempo completo, entre otras, donde se pague por lo que realmente se necesite y se realice. La gestión de la administración en esta época esta aprueba; son los mismos copropietarios y consejeros, quienes se detienen para evaluar temas como gastos financieros, procesos y procedimientos desde la gestión gerencialdel administrador, desde un mantenimiento centrado en fiabilidad o RCM – Mantenimiento Centrado en Fiabilidad-, hasta la supervisión por parte de la administración, para hacer un plan de mantenimiento real, más aun en estos tiempos permitiendo que los gastos sean distribuidos como corresponde.

Tenía que suceder un evento catastrófico, para que la PH dejara de ser vista como una empresa reactiva, donde solo se atienden situaciones a medida que van pasando, sin una programación, plan de trabajo y peor aún sin priorizar gastos y buscar alternativas con finanzas reales, que obligaran al administrador a gestionar desde la óptica gerencial, para afrontar una afluencia de decretos y medidas de bioseguridad que garanticen salubridad en las copropiedades.

Pasada la página de la compra de productos de aseo y desinfección en algunos casos desmedida de gel antibacterial, hipoclorito, tapabocas, tapetes, entre otros y detalles como la toma de temperatura, así como la avalancha de campañas y protocolos, que han tenido que realizar los administradores, con el apoyo de los consejeros, para velar porque se cumplan las normas de prevención, higiene y desinfección, quedan varios problemas que ahora se viven, como el pago de las cuotas de administración, la alta inseguridad en las copropiedades y el caos convivencial; pero sobre todo el más importante,el trabajo con una gestión gerencial del administrador, que diseñe un plan de trabajo, que permita conservar las copropiedades en óptimas condiciones, que priorice gastos y busque alternativas con finanzas rentables para los copropietarios. Sostener una copropiedad, no solo en tiempo de crisisrequiere de planeación, capacitación y preparación del administrador, guiado por códigos técnicos y normas de detalle, con un pensamiento disruptivo para garantizar la preservación de las zonas comunes, valorizando las unidades privadas y llevando la gestión de propiedad horizontal a la altura de estándares internacionales.

Anterior Artículo Siguiente Artículo