¡Con rabia en el corazón!


Con perplejidad hemos leído la exposición de motivos del proyecto de acuerdo 156 del Consejo Distrital de Bogotá, que pretende crear un registro para las personas jurídicas y naturales dedicadas a la administración de la Propiedad Horizontal.

contra de estas iniciativas, ya que este Proyecto de Acuerdo trae algunas cosas rescatables y más aún, nos parece interesante que la Administración Distrital vuelva sus ojos misericordiosos y se preocupe por los problemas que a diario viven los usuarios de la PH, pero nos preocupa que se haga desde la falsa premisa de que todos los administradores de PH son deshonestos y que se parta del principio de la mala fe, ya que eventualmente so pretexto de crear un registro, se podrían estar desbordando las competencias de la administración distrital.

Insistimos, es rescatable y plausible que se implemente un registro distrital de personas jurídicas y naturales, dedicadas a la actividad de administración de propiedad horizontal en Bogotá, con lo cual se sabría cuántos son, dónde están y sus datos de contacto, esta información es importante para realizar proyectos y políticas públicas, a esto no nos oponemos.

Pero llama la atención, que en dicho proyecto se indique que “Las alcaldías locales y el Instituto Distrital de Participación y Acción Comunal IDPAC, realizarán seguimiento a las ac tuaciones quejas y reclamos Jorge Orlando León Forero Abogado y Consultor de PH.

Con perplejidad hemos leído la exposición de motivos del proyecto de acuerdo 156 del Consejo Distrital de Bogotá, que pretende crear un registro para las personas jurídicas y naturales dedicadas a la administración de la Propiedad Horizontal. de personas jurídicas y naturales dedicadas a la actividad de administración de propiedad horizontal en Bogotá”.br>
Con lo cual, podemos inferir que estas entidades recibirán las quejas que se presenten en contra de los administradores, pero ¿qué harán con dichas quejas?. Consideramos que no podrían hacer nada, ya que no existe una ley que le otorgue funciones de inspección, vigilancia y control a estas entidades para imponer sanciones a los administradores de P.H., si es que a ello hubiere lugar, por lo tanto parece más una buena intención que una realidad.

En cuanto a la supuesta verificación por parte de las Alcaldías y el IDPAC, de la experiencia y capacitaciones que aporten al registro los administradores en PH, no es claro cómo se va a hacer dicha verificación, y si esta verificación es previa o posterior y si esto impediría o condicionaría la expedición de la certificación de representación legal de la copropiedad, ya que para ello únicamente y de acuerdo con el artículo 8 de la ley 675, solo se requiere del acta de nombramiento y la aceptación, insistimos, se está pretendiendo expedir un acuerdo con intenciones, más no con realidades. En línea con lo anterior y respecto de la pretendida implementación de manuales de buenas prácticas, para evitar el ejercicio indebido de la actividad de administración de PH, saltan a la vista inquietudes tales como, ¿Quién validará el contenido de dichos manuales? ¿Quién los hará? ¿Estos manuales tienen fuerza coercitiva? O ¿ ellos serán una invitación para que se sigan procedimiento para el desarrollo de las gestiones? Y ¿si el administrador no sigue esos manuales qué pasará?, será sancionado? Entonces ¿administrar propiedad horizontal será tanto como seguir un manual? interesante discusión, esperaremos la explicación.

Finalmente, en cuanto al registro por parte de las alcaldías locales y el IDPAC, de las quejas y denuncias que los copropietarios o los consejos de administración pongan en conocimiento de las alcaldías locales y el IDPAC, por la mala gestión de los administradores de propiedad horizontal, para que los usuarios e interesados puedan consultar, es de señalar que no es claro ¿quién hace el seguimiento o verificación de la queja para constatar que es verdadera, es falsa?, esto podría dar lugar a acciones Constitucionales, por violación al buen nombre, ya que se estaría registrando y publicando una información de una persona, que podría resultar inexacta. Para concluir, es plausible y excelente que las alcaldías locales y el Instituto Distrital de Participación y Acción Comunal IDPAC, implementen capacitaciones periódicas para los consejos, administradores y demás interesados en propiedad horizontal, con el fin de promover la convivencia pacífica y formación en temas de administración y propiedad horizontal, muy bien que las Alcaldías se involucren en estos temas.

Como vemos, quedan más preguntas que respuestas, ya que no es claro ni se entiende ¿Cómo un registro va a garantizar la idoneidad, que los administradores, que cumplan con su cargo, que ejerzan su labor con honestidad, ímpetu y responsabilidad?. Esto no son más que buenas intenciones, un registro nunca podrá decir o señalar que una persona es más honesta o menos honesta y adicionalmente, si las personas eventualmente han ejercido su labor con conocimientos. Debemos partir del hecho que la labor del Administrador de Propiedad Horizontal, por ahora, es un oficio, no es una profesión reglamentada, ojala que algún día lo sea y como siempre hemos dicho se debe crear el “Estatuto del administrador de Propiedad Horizontal”, pero hoy por hoy, cualquier persona puede registrase y ejercer la labor de administrador de PH, sin requisitos o condicionamientos previos. Este proyecto de acuerdo incurre en otro error, las Alcaldías locales ni en Bogotá, ni en ninguna parte del País, ejercen inspección, vigilancia y control ni sobre de las Propiedades Horizontales, ni sobre sus administradores, la única función de las alcaldías es el registro de la persona jurídica y la certificación de su representante legal, todo lo demás son intenciones creadas con rabia en el corazón.

Anterior Artículo Siguiente Artículo