A certificar ascensores

Es muy triste que sea obligatoria una norma para cumplirla y no tener la capacidad de entender que con estas certificaciones, que no son costosas, estamos salvando vidas.

Con el acuerdo 048 de 2018 en Bucaramanga, como en varias ciudades del país se hizo obligatoria la certificación de los sistemas de trasporte vertical, esto con la finalidad de dar una garantía de seguridad a quienes los utilizan y garantizar el mantenimiento preventivo y correctivo de los ascensores de las edificaciones. Es tanto el riesgo que, aunque la norma es obligatoria, según un vocero del cuerpo de bomberos de Bucaramanga, en el año 2020 se presentaron 20 emergencias en ascensores de la ciudad, ocasionadas especialmente por hacer caso omiso a dicha obligación.

Pero para quienes en periodos anteriores han certificado los ascensores, es necesario conocer que hoy existe actualización de la norma -NTC 5926-1-, en la cual se cambiaron las condiciones para poder acceder al cumplimiento de los requisitos mínimos para certificar un ascensor. De 175 requerimientos que se exigían, hoy son obligatorios 222. Y de igual forma, si en las inspecciones, se llega a tener solo un hallazgo de defecto en cualquiera de sus calificaciones, se dará dictamen de no cumplepor parte de la entidad certificadora, habiéndose reducido el término para el cumplimiento de dichas mejoras en los equipos.

Estas certificaciones que deberían ser tomadas, no sólo en las ciudades donde es obligatoria la norma de certificar todo transporte vertical, está generando una garantía para quienes usamos este medio de transporte, porque evita accidentes y por lo tanto puede exonerar de responsabilidades a la copropiedad y a sus administradores en caso de un accidente o daño a terceros y residentes.

Es muy triste que sea obligatoria una norma para cumplirla y no tener la capacidad de entender que con estas certificaciones, que no son costosas, estamos salvando vidas, garantizando el mantenimiento de los equipos de ascensores, asegurando el bienestar y dando tranquilidad en el uso a residentes, visitantes y propietarios en la P.H.

Anterior Artículo Siguiente Artículo